Bloga Guztira: 89
  2019koUrtarrilak 3

Natura hiritan nola integratu

Hiriko lorategien mantentze-lanetan arreta ipintzea da natura hiritan integratu ahal izateko lehen pausoa.

En la naturaleza todo encaja, si hay árboles estos harán que el aire sea más limpio y si hay insectos los pájaros podrán comer. Por ello, en las masas verdes surge el equilibrio y esto hace que mejore la calidad de vida en las ciudades.

Para que esto suceda hay que prestar atención en los mantenimientos urbanos de de los jardines. El usuario puede pensar que es normal encontrarse el césped con calvas o setos despoblados, pero suele ser el resultado de las malas prácticas realizadas en los mantenimientos.

Por ejemplo, cuando se usa el soplador en las praderas se levanta el polvo y se elimina la capa más fértil del suelo. Es más recomendable recoger la mayoría de las hojas con el rastrillo, ya que al quitar la capa fértil del suelo comienzan a aparecer hileras de tierra, completamente peladas, donde la hierba no crece. Cuando se eliminan con obsesión los restos vegetales no proliferan los insectos, ni alimento para los pájaros. Esto desequilibra el ciclo de la vida, por lo que se deben crear parques más sostenibles donde surja un equilibrio para el ecosistema.

Las aves necesitan los frutos de las plantas para alimentarse, ya que después de digerir el alimento defecan las semillas de dichos árboles para crear vida. Esta unión hace que la biodiversidad aumente, pero las gestiones urbanas de los parques hacen que este hecho tan natural cada vez se de menos. La falta de arbustos con fruto hace que no haya pájaros y esto genera plagas de insectos en las ciudades.

Los insecticidas también han hecho que la población de aves e insectos sea menor, cada vez aparecen especies más resistentes como las avispas asiáticas que desplazan a las variedades locales. La naturaleza en las ciudades se desequilibra, otro ejemplo muy común es la proliferación de palomas, que les lleva a morir de hambre.

Otra mala praxis es el corte continuado del césped, cortar la hierba con menos frecuencia cada dos o tres semanas en lugar de cada semana incrementa la población de abejas autóctonas y otras especies polinizadoras. Cuando la pradera se convierte en césped pasa de ser un espacio natural a otro más artificial y controlado. Los cortes semanales hacen que se cree una alfombra estéril donde los insectos no pueden habitar.

Pero aún hay esperanzas en nuestro modo de vida, las huertas urbanas en las ciudades son una zona fértil de esperanza para pájaros e insectos, ya que en ellas se cultivan diferentes especies que sirven como alimento y refugio.



Bilatzailea

Etiketak
Bilatu

Cookie-ak erabiltzen ditugu gure zerbitzuak hobetzeko. Nabigatzen jarraituz gero, berauen erabilera onartzen duzu. Informazio gehiago