Jardín minimalista

Antes
Después

Antes de comenzar el trabajo el cliente tenía muy claro lo que quería: un riego automático. La colocación de un riego automático nos ilusionó mucho, ya que es una de las especialidades de la casa, se puede ver el proceso en el apartado de riegos. El único problema que encontramos fue que, por las características del jardín, no se podían plantar setos. Para solucionar este dilema le propusimos crear una cajonera. Al cliente le gustó la idea aunque enseguida descartó la madera como material de construcción, así que le propusimos el acero corten.

En este jardín el trabajo consistió en colocar un riego automático, un tepe natural y una cajonera de 45 metros de largo que rodea el jardín.



Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más información